Vacunas contra el Alzheimer

Un grupo de investigadores están trabajando sobre uno de los temas estrella, la vacuna que previene contra la enfermedad de Alzheimer. Podéis consultar el artículo original aquí.

De momento están trabajando con ratones transgénicos y están obteniendo unos buenos resultados, y aunque aún están a unas fases de poderlo aplicar a humanos, parece que van por el buen camino. Inyectan el antígeno envuelto en lípidos para que la neurona no los detecte como agentes extraños a su llegada, y es después cuando ayudan al sistema inmunitario a responder a las proteínas beta-amiloides.

Imagino que hay cientos de grupos trabajando en lo mismo por todo el mundo, así que espero que el ingenio y esfuerzo de alguno de ellos llegue a buen puerto, y lo antes posible.

¿Dónde estará la cuestión en unos años? Tengo curiosidad por saber cómo avanza, ya que estoy segura de que poder ayudar a los pacientes con Alzheimer es cuestión de tiempo. Y es tan necesario…

La ilusión del fin de la historia

Un grupo de investigadores ha publicado en  Science un artículo en el que evidencian que la gente confía en sus (nuestros) gustos y preferencias más de lo que deberían (deberíamos), ya que cambian más de lo que creemos.

Incluyen una muestra de 19.000 personas entre 18 y 68 años de edad, y preguntas como “¿Cuánto pagarías hoy por un concierto del que era tu grupo preferido hace 10 años?” y “¿Cuánto pagarías dentro de 10 años por el que es tu grupo preferido en la actualidad?”. Todos los grupos de edad pagarían significativamente más en el segundo caso. Sorprendente, ¿no?

También describen que el grupo de 30 años de edad cree que en los próximos 10 años cambiará menos de lo que el grupo de 40 años de edad afirman haber cambiado en los últimos 10 años (me seguís?).

Por eso los autores dicen: “La gente, al parecer, percibe el presente como un momento cumbre en el que han conseguido llegar a ser la persona que serán durante el resto de sus vidas”, y esto tiene “consecuencias prácticas que llevan a la gente a pagar en exceso por oportunidades futuras, con tal de satisfacer sus preferencias actuales”, como ocurre en el caso de matrimonios, hipotecas, seguros…

Y yo me pregunto, ¿podemos aprender a vivir el presente y darle suficiente importancia? ¿Somos conscientes de las consecuencias de nuestras acciones? ¿Qué creéis?

The end of history illusion

A group of researchers has published in Science a paper where they show that people trust their (our) tastes and preferences more than they (us) should, as they change more than they (us) would think.

They include a sample of 19,000 people between 18 and 68 years old, and questions like ‘How much would you pay today for a concert of the group of music that was your favourite 10 years ago?’, and ‘How much would you pay in 10 years for a concert of your actual favourite group of music?’. People of all ages would pay significantly more in the second case. Quite surprising, don’t you think?

Also, they observed that 30-year-olds thought that in the next 10 years they would change much less than 40-year-olds thought they had change in the last 10 years (do you follow me?).

That’s why the authors say: <<People, it seems, regard the present as a watershed moment at which they have finally become the person they will be for the rest of their lives>>, and that has <<practical consequences, leading people to overpay for future opportunities to indulge their current preferences>>, as in the case of marriages, mortgages, insurances…

I wonder, could we learn to live in the present and give it enough relevance? Are we aware of the long-term consequences of our deeds? What do you think?